EMPLEO Y MANTENIMIENTO

MANTENIMIENTO DE LA CERRADURA

La cerradura y el cilindro no deben ser lubricados. Si sacar la llave se vuelve difícil o se siente un chirrido en las partes metálicas, es posible lubricar la cerradura empleando sólo los lubricantes del tipo WD-40 SPRAY.

Otros tipos de productos causan un depósito de grasa o polvo que compromete el buen funcionamiento del cilindro y de la cerradura.

NO EMPLEAR NUNCA PRODUCTOS DIFERENTES A BASE DE ACEITE O GRASAS LUBRICANTES.

MANTENIMIENTO DE LOS PANELES DE REVESTIMIENTO

Los paneles de la puerta son normalmente en madera o lacados.

Para la limpieza ordinaria es suficiente desempolvarlos con un paño no abrasivo, si es necesario humedecer ligeramente.

Para una limpieza más esmerada se aconseja emplear productos específicos.

NO EMPLEAR NUNCA DETERGENTES, PRODUCTOS QUÍMICOS O PAÑOS ABRASIVOS.

ADVERTENCIAS DE EMPLEO

Nuestras puertas acorazadas han sido sometidas al ensayo previsto por la Normativa Europea en materia de seguridad y resistencia. La prueba anti-efracción, efectuada en un laboratorio especializado, somete la puerta a repetidos intentos de robo, forzándola con los utensilios más comúnmente empleados por los ladrones profesionales, en conformidad con las disposiciones previstas por el reglamento.

LA EMPRESA ASEGURA LA PERFECTA FUNCIONALIDAD DE SEGURIDAD DE LA PUERTA SÓLO EN LAS CONDICIONES SIGUIENTES:

LA PUERTA DEBE SER CERRADA CON TODAS LAS VUELTAS DE LLAVE. Si la puerta es cerrada sólo con el golpe o una vuelta de llave no opone una resistencia adecuada al intento de robo.

LA PUERTA DEBE SER MONTADA CORRECTAMENTE. La albañilería debe ser realizada con las zancas provistas o con piezas adecuadas para asegurar un fuerte agarre al muro.

SI NO SE CUMPLE CON ESTAS CONDICIONES LA EMPRESA NO PUEDE ASEGURAR LA TOTAL EFICIENCIA DE LA PUERTA ACORAZADA.